Neumonología

Estudio y tratamiento de enfermedades del aparato respiratorio y tórax.

dormidaSe tratan padecimientos de la vía respiratoria (tráquea, bronquios y pulmones), pleuras (membranas que recubren al pulmón), la caja torácica con todos sus elementos (pared torácica: músculos, costillas, vértebras). De igual forma y con excepción de algunos órganos, el mediastino (espacio comprendido entre ambos pulmones), también es de interés en dicha especialidad.
Las enfermedades respiratorias y del tórax pueden ser primarias (originadas en los pulmones y el propio tórax), o ser secundarias a enfermedades sistémicas (por ejemplo enfermedades inmunológicas, insuficiencia de órganos como el corazón y el riñón, tumores e infecciones originadas en otro órgano).

Las enfermedades frecuentes atendidas por el neumonólogo son:

EPOC. por sus siglas en español Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Dicha enfermedad es muy frecuente en fumadores y en aquellas personas expuestas a tóxicos ambientales como el humo de leña, humos de fábricas y polvos.

Asma. Enfermedad crónica, que aparece en episodios y que es potencialmente reversible, debida a una respuesta exagerada de los bronquios ante un estímulo intrínseco o extrínseco (aire frío, ejercicio, polvo, humedad, algunas plantas, contaminantes del aire, pelos y caspa de mascotas, ácaros).

Neumonía. Infección pulmonar que produce tos con flemas amarillentas o verdosas, fiebre, dolor en el tórax, malestar general y dificultad para respirar. Se presenta a cualquier edad, pero es más común en personas de edad avanzada, en las cuales suele ser más severa. En tiempo de frío o cuando hay cambios de temperatura es más frecuente. Conocida también como pulmonía.

Cáncer de pulmón. Tumor maligno del pulmón que se presenta en fumadores con mayor frecuencia, aunque en no fumadores también se llega a observar. Es curable si se detecta en fases tempranas.
Tuberculosis pulmonar. Enfermedad infecciosa crónica de los pulmones muy común en nuestro medio y que de no tratarse puede conducir a gran destrucción pulmonar y discapacidad funcional, riesgo de contagio a la familia y la muerte. Actualmente es curable.

Tabaquismo. Antes se decía que era un hábito, sin embargo ahora es considerado como una enfermedad dada por la adicción a la nicotina. Es la raíz de una gama de enfermedades no sólo respiratorias sino de todo nuestro organismo, por ejemplo cáncer de pulmón y mama entre otros, EPOC, infartos del corazón, impotencia sexual, etc. Actualmente existe tratamiento sin necesidad de nicotina.

Otras enfermedades respiratorias. Traumatismos en tórax (por ejemplo golpes en pecho o espalda por accidentes), fibrosis pulmonar, micosis pulmonar (hongos), enfermedades reumáticas con repercusión pulmonar (por ejemplo Lupus, Artritis Reumatoide), empiema (pus entre el pulmón y las costillas), tumores benignos, fibrosis quística, Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (conocida como SAOS y caracterizada por sueño excesivo durante el día y ronquido estruendoso durante la noche, frecuentemente asociado a sobrepeso), bronquitis aguda, derrames pleurales (colección de líquido en el espacio comprendido entre el pulmón y las costillas llamado espacio pleural y que tiene diversas causas), neumotórax (presencia anormal de aire entre el pulmón y las costillas que puede ser de origen traumático o espontáneo e inexplicable), tromboembolia pulmonar, etc.
El neumonólogo es el médico entrenado para el diagnóstico y tratamiento de tales enfermedades respiratorias, sin embargo, en la actualidad aún existe desconocimiento público de ésta especialidad. Esta situación ha contribuido en cierta forma a que la población busque y reciba atención médica no siempre calificada o certificada para estos problemas en específico, y esto a su vez, repercute en la perpetuación o complicación de sus padecimientos respiratorios. Otro de los alcances del neumonólogo es el de poder intervenir invasiva o no invasivamente en los pacientes con padecimientos propios de su especialidad.

Entre los procedimientos realizados por el neumonólogo se encuentran:

Broncoscopía. Estudio de endoscopía de los bronquios sobretodo para la detección de enfermedades tumorales o infecciosas del pulmón; también de utilidad en la extracción de cuerpos extraños dentro de los bronquios (por ejemplo trozos de comida o fragmentos de prótesis dentales).

Espirometría. Estudio no invasivo que evalúa la función bronquial, fundamental para el diagnóstico de enfermedades como el asma y el EPOC. Indispensable en personas fumadoras, amas de casa que cocinan o han cocinado con leña, personas que usan cloro o ácidos para limpieza de baños y cocinas en el hogar o el trabajo, o aquellos trabajadores con exposición a polvos, gases o humos (por ejemplo obreros de la construcción, obreros de plantas petroquímicas, estilistas, cocineros, etc.), asimismo, es útil en el seguimiento de secuelas de enfermedades respiratorias crónicas o para la valoración de la función pulmonar previo a cirugías en general.

Biopsias de pulmón y/o pleura. Toma de muestra de tejidos pulmonar o pleural para el diagnóstico de enfermedades tales como el cáncer o infecciones severas.

Toracocentesis. Extracción de fluidos pleurales con fines diagnósticos o como parte del tratamiento (por ejemplo derrame pleural en pacientes con insuficiencia renal que no responden a medicamentos o diálisis, o pacientes con enfermedades malignas del pulmón).

Otros procedimientos. Colocación de sondas y drenajes en tórax, pleurodesis, fibrinolisis intrapleural, toracoscopía médica, etc.
Existen además estudios auxiliares para el diagnóstico de utilidad en neumonología, por ejemplo: radiografías de tórax, tomografía de tórax (otro estudio de imagen del tórax de mayor sofisticación, y que proporciona mayor información que la radiografía simple de tórax), análisis sanguíneo básico, análisis de flemas, gasometría arterial (medición de oxígeno, pH y bióxido de carbono en sangre entre otros parámetros), asimismo, existe toda una gama de estudios de funcionamiento pulmonar y sistémico-pulmonar de mayor complejidad y especialización como son la polisomnografía, pletismografía, pruebas de esfuerzo y rangos de disnea, pruebas de consumo de oxígeno, etc.

 

Profesional
Dra. Salvioli, Diana
Neumología